Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

TRATAMIENTO DE VERRUGAS CON LÁSER

DESCRIPCIÓN GENERAL

Las verrugas genitales son uno de los indicadores más comunes de la infección por el virus del papiloma humano (VPH) y pueden ser una causa de problemas tanto estéticos como de salud. El uso de electrocauterización, que se encuentra entre los métodos de tratamiento tradicionales, a veces puede provocar resultados indeseables, como cicatrices o decoloración de la piel. Sin embargo, el tratamiento con láser fraccionado de dióxido de carbono elimina eficazmente las verrugas y minimiza el riesgo de tales complicaciones.

VENTAJAS DEL TRATAMIENTO CON LÁSER

Eficacia y tasa de éxito: el láser de dióxido de carbono fraccionado es un método extremadamente eficaz para eliminar las verrugas genitales mediante vaporización. Este método tiene una alta tasa de éxito y una baja tasa de recurrencia.

Invasividad mínima: el tratamiento con láser tiene la capacidad de destruir las verrugas de forma controlada sin dañar el tejido circundante. Esto acelera el proceso de curación y reduce la posibilidad de dejar cicatrices en la piel.

Opciones de anestesia: si bien la anestesia local puede ser suficiente para las verrugas de base grande, el tratamiento es posible con anestesia general en casos de verrugas generalizadas, lo que hace que el proceso de tratamiento sea más cómodo para los pacientes.

Resultados estéticos: En el tratamiento con láser, la probabilidad de cambio de color de la piel es bastante baja, lo que proporciona resultados estéticamente más agradables.

PROCESO DE TRATAMIENTO

El proceso de tratamiento varía según la condición del paciente y la prevalencia de las verrugas. Habitualmente se aplica anestesia local o general antes de iniciar el tratamiento. Luego, las verrugas se atacan y destruyen utilizando un dispositivo láser de dióxido de carbono fraccionado. Este método permite tratar las verrugas con cuidado y precisión.

DESPUÉS DEL TRATAMIENTO

En el periodo post-tratamiento, los pacientes generalmente experimentan un rápido proceso de recuperación. El tratamiento con láser permite una recuperación rápida con un riesgo mínimo de cicatrización. Después del tratamiento no se requieren cuidados especiales por parte del paciente.