Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

LÁSER VAGINAL

Los procedimientos de rejuvenecimiento y estiramiento que aplicamos a la vagina mediante láser fraccionado se denominan láser vaginal. El láser es una forma específica de energía luminosa. Esta energía se dirige con la ayuda de espejos y se transfiere al tejido objetivo a través de los mecanismos de transmisión de los dispositivos láser. En la tecnología láser fraccional, la energía en cuestión se divide en pequeñas unidades que se dividen en fracciones antes de ser aplicada al tejido.

El procedimiento de tratamiento utiliza esta energía luminosa para crear perforaciones microscópicas en los tejidos diana como la dermis y la epidermis. Estas microperforaciones son identificadas como daños tisulares por parte del organismo, dando lugar a la activación de mecanismos naturales de reparación. En este proceso, se permite que las células de fibroblastos migren al área dañada. Los fibroblastos aceleran la regeneración y curación del tejido al promover la síntesis de nuevo colágeno. En aplicaciones dermatológicas, este mecanismo hace que el tejido de la piel se renueve, tense, tonifique y reduzca las arrugas y lesiones superficiales. En aplicaciones vaginales se observa renovación de la mucosa vaginal, aumento de la producción de colágeno en el tejido submucoso y conectivo, efectos tensores y estrechantes. Las terapias con láser se basan en estos principios básicos.
El láser vaginal se realiza con cuatro propósitos diferentes. Estos,
• Rejuvenecimiento vaginal – Estiramiento vaginal
• Tratamiento de la incontinencia urinaria
• Tratamiento de la atrofia vaginal debido a la menopausia
• Tratamiento de infecciones vaginales frecuentemente recurrentes

Ahora que hemos analizado en detalle el mecanismo de funcionamiento del láser, podemos pasar a los procedimientos con láser.

REJUVENECIMIENTO VAGINAL – APRIETE DE LA VAGINA CON LÁSER

Este método se destaca como un método alternativo en el tratamiento del agrandamiento vaginal leve y moderado. Este tratamiento, que se realiza sin necesidad de intervención quirúrgica, es un procedimiento de corta duración, indoloro, mínimamente invasivo y con mínimo riesgo de complicaciones.

El procedimiento incluye los siguientes pasos:

Primero se coloca a la paciente en la mesa de examen y se inserta un espéculo estéril en la vagina.
Luego, se aplica una crema en las partes interna y externa de la vagina como anestesia local y se espera de 10 a 15 minutos.
Después de la anestesia local, se vuelve a colocar al paciente en la mesa de exploración y se vuelve a insertar el espéculo estéril.
El interior de la vagina se limpia frotándolo con una gasa seca.
Luego, se inserta un espéculo especial del dispositivo láser en la vagina y la sonda láser se envía hacia adelante a través de este espéculo.
La vagina se escanea cuidadosamente en 360 grados, siguiendo el reloj.
Para este tratamiento, el paciente no tiene que permanecer con hambre ni deshidratado, no se interrumpe el uso de los medicamentos existentes y no se requiere anestesia general. El dolor se minimiza durante este procedimiento, que se realiza con anestesia local.

El proceso de estiramiento vaginal con láser dura aproximadamente de 10 a 15 minutos, no se espera dolor después y no requiere tampones ni puntos. Después del procedimiento, los pacientes pueden regresar inmediatamente a sus actividades diarias.

 

Después del tratamiento, se recomienda evitar las relaciones sexuales durante 7 días. Durante este tiempo, la vagina se renueva; La secreción oscura y el sangrado leve son normales.

Los efectos del estiramiento vaginal con láser comienzan a verse 3 semanas después del primer procedimiento y se recomienda una segunda sesión 3-4 semanas después del primer procedimiento para obtener resultados óptimos. El efecto completo se siente 2 meses después del primer procedimiento y tanto la pareja masculina como la femenina notan los cambios en la vagina.

El estrechamiento no es la única ventaja del tratamiento; El beneficio más importante es la renovación de la mucosa vaginal, aumento del placer durante las relaciones sexuales, normalización de la lubricación vaginal y mejora del problema de sequedad por atrofia.

TRATAMIENTO DE LA INCONTINENCIA URINARIA

El tratamiento con láser vaginal también es eficaz en pacientes con incontinencia urinaria. En este método, se ataca específicamente la pared anterior de la vagina y el área del cuello de la vejiga, proporcionando así una mejora en el problema de la incontinencia.

Tratamiento de la vaginitis atrófica posmenopáusica

La vaginitis atrófica que se desarrolla después de la menopausia se puede tratar eficazmente con terapia con láser vaginal. Este tratamiento renueva e hidrata la mucosa vaginal, reduciendo así los síntomas posmenopáusicos como la sequedad y el ardor.

Procedimiento de tratamiento:

El tratamiento no requiere preparación especial como ayuno o deshidratación.
Bajo anestesia local, se aplica el mismo procedimiento que para el estiramiento vaginal en la pared vaginal anterior.
El procedimiento es indoloro y dura entre 10 y 15 minutos.
Después del procedimiento, el paciente puede reincorporarse a su vida diaria inmediatamente.
Después del tratamiento, se pueden recetar cremas que contengan estrógenos.

Tratamiento de infecciones vaginales frecuentemente recurrentes

El tratamiento con láser vaginal también tiene un efecto protector contra las infecciones vaginales que se repiten con frecuencia. Este tratamiento tiene como objetivo equilibrar la flora vaginal y aumentar la resistencia a las infecciones.

Procedimiento de tratamiento:

El tratamiento no requiere preparación especial como ayuno o deshidratación.
Bajo anestesia local, se aplica el mismo procedimiento que para el estiramiento vaginal en la pared vaginal anterior.
El procedimiento es indoloro y dura entre 10 y 15 minutos.
Después del procedimiento, el paciente puede reincorporarse a su vida diaria inmediatamente.
Después del tratamiento, se pueden recetar antibióticos adecuados.